Tipos de seguros de coches

Asegura tu cocheLos seguros de coches indican las condiciones bajo las cuales las compañías aseguradoras actuarán pagando indemnizaciones por los daños causados, directos o indirectos, por un coche en circulación. Es por este motivo que debemos de analizar bien nuestro seguro, prestando especial atención a la letra pequeña, ya que, en el momento de un accidente, podremos encontrarnos en la situación de que nuestro seguro no nos cubre tanto como esperábamos.

Existen varios tipos de seguros para coches que, en función a los distintos seguros que agrupan, se denominan de una manera u otra:

  • Seguro a Terceros: son aquellos en los que, si el conductor del vehículo asegurado causa daños corporales, materiales, o la muerte de un tercero, la compañía de seguros responderá hasta cierto importe. Incluyen de forma obligada el Seguro de Responsabilidad Civil Obligatoria, y puede incorporar más seguros: Responsabilidad Civil Voluntaria, Defensa Jurídica, Seguro del Conductor, Asistencia en Viaje.
  •  

  • Seguro a Terceros Ampliado – Combinado: incorporan seguros que aumentan la prestación, siendo una alternativa al Seguro a Todo Riesgo, ya que es más económico porque cubre los daños más comunes. Incluye las coberturas del Seguro a Terceros más asistencia por robo, rotura de lunas, incendio…
  •  

  • Seguro a Todo Riesgo: consiste en la suma de todas las coberturas posibles ofrecidas por la aseguradora. El Seguro a Todo Riesgo puede incluir cobertura por accidentes personales, que incluye los gastos sanitarios, hospitalarios y de traslados en caso de fallecimiento, invalidez, o lesiones por siniestro del vehículo asegurado. Además de cobertura de daños propios del coche, en los que la aseguradora puede cubrir los gastos hasta los límites fijados. Este tipo de póliza también incluye el robo, la rotura de lunas, y otras coberturas complementarias, como la retirada de carnet, vehículo de sustitución, etc.
  •  

  • Seguro a Todo Riesgo con Franquicia: las coberturas de este seguro son las mismas que en el anterior, con la diferencia que, a la hora de pagar la indemnización, el asegurado paga una parte fija de los gastos por los daños hechos a su coche. Las ventajas que podemos encontrar son que el coste de las primas se reduce mucho. La desventaja, no está recomendado para personas que sufren muchos accidentes leves.